Huasca de Jacinto no le hizo ni cosquillas al mono

Huaso quiso domar a King Kong del circo “Los Tachuelas” en Curicó como si fuera potranca: casi se lo tragan.

Por Pepe Pinto, desde Curicó y Karen Punaro | 24.05.2012

De abajo se veía chiquitito, casi como un punto con chupalla. Y es que el huaso Jacinto, personaje radial de Curicó, se montó en el gigantesco King Kong con ánimo de domarlo a punta de rebenque y agarrado sólo de su pulgar peludo sorteó los doce metros que lo alejaban del suelo.

El circo Los Tachuelas se las mandó este año, llevando a Curicó a un King Kong enorme, con naturales movimientos faciales, capaz de sostener a una persona en una de sus garras.

Y precisamente fue el popular sohuita Jacinto, quien en realidad se llama Héctor Moya (42), el que no tuvo miedo de montar a la bestia peluda de diez toneladas que abre el espectáculo circense.

“Fue el Tachuela Grande el que me envalentonó y ni me di cuenta cuando ya estaba montado en la mansa mano del mono”, dijo el campecha.

– Oiga, ¿y no le dio miedo estar a doce metros de altura?

– No tuve ni tiempo de asustarme.

– ¿Y cuánto rato montó la bestia peluda?

– ¡Venaiga que suena feo eso oiga!

– Bueno, ¿cuánto tiempo se quedo sentado en el dedo -con uña- del mono?

– Deben haber sido cinco minutos, pero se me hicieron una eternidad. Además que estaba agarrado sólo de su dedo pulgar.

– ¿Y de cuándo que doma gorilas?

– Sólo ocupo rebenque con las potrancas, gancho. Menos mal que llegué a mi casa con todas las piezas, pueh. Quizá no le gusté naíta al mono ese.

– ¿Y si él hubiese sido una King Kona?

– Ahí es ella la que no sale viva, jajajajajá. Menos mal que era mono.

– Usted trabaja en la radio, ¿qué le han dicho sus auditoras?

– Están todas re orgullosas de mí…

NEGRO PELUDO ES DE PIEL SINTÉTICA Y PESA 10 TONELADAS

El gorila de 12 metros de alto es la atracción del circo “Los Tachuelas” que por estos días se encuentra en Curicó.

El “mono” pesa diez toneladas y está forrado en piel sintética.

Puede mover la boca, cejas, tirar besos y fruncir el ceño. Todo, gracias a un compadre que maneja los movimientos desde el interior del monstruo. El técnico mueve 16 palancas hidráulicas y debe iluminarse con una lamparita.

El espectáculo circense consiste en la historia del rey de los monos. El animal es secuestrado y se enamora de una rubia de tamaño diminuto con la que el amor sólo puede ser platónico. ¡Obvio!

mide el gorila de Los Tachuelas .