Imagen
Guillermo y Alberto, Los Hermanos Fernández, son los únicos mexicanos que participan en el Ringling Bros and Barnum & Bailey. Fotos: Adriana Jiménez Rivera

Tres de los integrantes del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, que visitará el país en mayo, dicen que se sienten emocionados por el viaje que harán a México y los reencontrará con sus seres queridos.

Dominar el miedo que pueden sentir al subir al doble péndulo de la muerte, lograr que los tigres sigan al pie de la letra sus indicaciones o mantener en su mejor condición a los elefantes son las tareas que a diario hacen vibrar a Los hermanos Fernández, Alberto y Guillermo, a Tabayara Maluenda, mejor conocido como Taba, y a Alejandro Vargas, respectivamente; sin embargo, desde que supieron que la producción del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey los traerá a México, el origen de su nerviosismo ha cambiado.

Y es que para los hermanos mexicanos que se juegan la vida cada vez que saltan a la pista del circo, así como para el chileno que ha logrado un gran binomio con los tigres y para el experto en el cuidado de elefantes, la idea de presentarse en México también representa la oportunidad de reencontrarse con sus familias, con sus amigos, con sus maestros, y hasta con “unos buenos tacos mexicanos”, luego de varios años de ausencia, destacó Guillermo

Por tal razón los personajes latinos, cuya vida se ha desarrollado entre malabares, pistas y actos de suerte y valentía, están ansiosos “por iniciar la marcha” que los traerá a México para ofrecer El espectáculo más grande del mundo”, a partir del 23 de mayo en la Arena de la Ciudad de México y el 6 de junio en La Arena Monterrey.

“Ir a nuestro país y que nos vean todos nuestros amigos de la infancia, que no nos veían desde chiquitos, cuando decíamos que queríamos estar en el Ringling es una sensación muy bonita, sobre todo porque tiene casi cuatro años que no vamos a México”, dice Guillermo, el más chico de los Hermanos Fernández, quienes desde hace dos años forman parte del talento que ofrece uno de los números más temerarios en la compañía de Feld Enterteinment, el doble péndulo de la muerte.

“Además, en lo personal me emociona mucho que dos de los maestros chinos que tuve en México, ahora irán a verme al circo, y será muy padre para mí, que vean lo que les aprendí”, destacó Fernández, quien además cuenta con dos Récords Guinness, por ser el artista más joven que hacía el número del péndulo, a los 14 años, y por ser el único mexicano que hace este tipo de actuación.

Todo está listo en una de las tres pistas donde se ofrece la diversión del circo, ahí donde su instrumento de trabajo ya se balancea, las miradas de las pocas personas que observan su entrenamiento centran su atención; y por supuesto se respira “el miedo”, – que Guillermo reconoce “siempre está latente, pero hemos aprendido a manejar”-, para la práctica que realizan “regularmente dos veces por semana, por espacio de una hora”, pues el acto que efectúan les requiere tanta energía y condición que si entrenan más tiempo “nos quemamos, te acabas el físico y te quedas sin piernas”, de modo que con eso es suficiente.

Alberto, el mayor de Los Fernández, reconoce que la práctica de futbol que tienen con regularidad “ayuda mucho para mantenernos en forma, porque el péndulo siempre nos tiene corriendo”, además de que es un deporte “que gusta mucho a la gente del circo, por eso en nuestros tiempos libres lo practicamos”.

Herederos de la tradición circense, pues por parte de su mamá son la sexta generación que se desempeña en las pistas, mientras que por la rama paternal es la segunda, Alberto coincide con Guillermo en lo feliz que lo hace volver a México.

Primero porque “podré ver a mi familia, pues aunque acá tenemos a mi padre y a mi madre; y yo también tengo a mi esposa y a mi hijo, mis tíos y mis abuelos están en México”; y segunda, porque regresar a su patria, le representa compartir sus logros con sus seres queridos.

“Como niño que nació en un circo, desde muy pequeño quise involucrarme en ese medio, lo cual logré cuando tenía siete años, pues uno de los encargados del circo donde trabajaba mi padre, en ese momento, me dijo que si quería trabajar. Le dije que sí; y entonces, me respondió que me iba a encargar de las luces, de un faro; y como mi hermano siempre andaba conmigo, él también dijo que quería trabajar y se convirtió en mi asistente. Después me fui ocupando de otras tareas, como acomodar los instrumentos de los artistas del circo, tablas, bancos, etc., lo cual es clásico en este medio. Más tarde, vinieron las acrobacias, los malabares y finalmente el péndulo que nos heredó nuestro padre y que ahora me da la oportunidad de estar en el Ringling Bros. and Barnum & Bailey”, dice Alberto.

A la par de su desarrollo en el mundo circense, el artista comparte que sus metas también han ido creciendo.

“Cuando estaba en México soñaba con estar en el Ringling y se me cumplió, lo cual me tiene muy orgulloso por la calidad que distingue a esta empresa; ahora mi nuevo reto es ir a Montecarlo. Aunque lo inmediato es volver a México y disfrutar al máximo la oportunidad que nos brinda el Ringling de volver a nuestra patria, convivir con nuestra familia, visitar muchos lugares y amigos y hasta de comernos unos tacos de por allá”.

México representa una doble emoción: Tabayara Maluenda, Taba

Descendiente, también, de una familia circense, Tabayara, Taba, como es presentado antes de salir a escena acompañado de sus tigres, sus elefantes o sus caballos; sale de su tráiler, acondicionado como una confortable y elegante casa, da unos cuantos pasos, los necesarios para recorrer apenas un par de metros, y encontrarse frente a las jaulas de sus compañeros de trabajo.

Ahí, y mientras no deja de perder detalle de los movimientos de los felinos, que de inmediato se percatan de su presencia, y lo mismo se paran, caminan y emiten rugidos; comparte que el viaje que emprenderá en su tráiler con destino a México, pues a diferencia del resto del elenco él no se transporta en el tren Ringling Bros. donde va toda la compañía; tiene “una doble importancia”.

“Primero, porque me da una emoción extraordinaria ir a México, porque es uno de los países que más artistas ha dado a nivel circense, pues ahí la tradición que ha pasado de generación en generación sigue siendo una realidad, como es realidad que sigue habiendo circos extraordinarios, donde incluso hay muchos artistas de mi país que trabajan ahí”, destacó el chileno que representa la sexta generación en su familia que forma parte de la historia del circo.

La emoción a la que se refiere Taba, se advierte en su rostro, y se incrementa enormemente cuando comparte el segundo motivo por el que está feliz de ir a nuestra nación con la compañía circense, que tiene su origen en la primera función que ofreció en 1871.

“El otro aspecto que me hace inmensamente dichoso es el humano, porque tengo 11 años sin ver a mi madre, y estoy esperando llegar a México, porque mi madre va a poder ir a visitarme allá, de modo que hay razones en lo profesional y en lo personal para estar emocionado de ir a México”.

Además, el domador de animales también planea hacer una gran fiesta, durante su estancia en nuestra patria, que será de dos semanas, concretamente en la Ciudad de México; y una más en Monterrey.

“Mi hija va a cumplir 15 años, entonces se lo voy a celebrar allá. Yo creo que papito Dios está siendo tan especial conmigo de poder reencontrar con mi familia, de estar en el espectáculo más grande del mundo, en uno de los países más bellas del mundo, que qué más le puedo pedir a la vida?”.

Es excitante regresar a mi patria: Alejandro Vargas

Alimentar a los elefantes, checar que su comida y salud marchen al cien por ciento, así como que su espacio en cada una de las ciudades donde se presenta el circo sea la ideal para los paquidermos es la labor de Alejandro Vargas, el superintendente del cuidado animal de la compañía, tarea que realiza con gran pasión, misma que ha heredado de las cuatro generaciones que le antecedieron desarrollándose en el mundo circense, al que “ama”, pero que al mismo tiempo le provocó un sentimiento de “nostalgia”, porque su desempeño en el circo le ha impedido regresar a sus raíces en México.

Es por ello que para quien también mostró sus dotes como trapecista y acróbata, en otras épocas, la idea de hacer temporada en México en la Arena de la Ciudad de México “es increíblemente excitante, pues me permitirá visitar a mi familia, después de muchos años, ya que lamentablemente para nosotros es muy difícil viajar a nuestro país, porque siempre estamos viajando con el circo”, el cual lleva su alegría, emoción y diversión a la Unión Americana y escenarios de Canadá y ahora, luego de 12 años, regresará a nuestra nación.

“Ir a México nos tiene contentos, pues además de que representa la oportunidad de llevarle a México un espectáculo muy bonito, en el cual tengo la suerte de trabajar, también me permitirá regresar a mi país, con mi gente, con mis costumbres”, destacó Alex, cuyo amor por los animales nació cuando acompañaba a su tío a darle de comer pastura y zanahorias a los animales.

Labor en la que con el paso del tiempo se ha ido profesionalizando, por lo que ahora comparte con conocimiento de causa que “los elefantes tienen una vida similar a la de los humanos, pues viven un promedio de 60 a 70 años”, tiempo en el que asegura que al menos en la compañía “tienen todos los cuidados necesarios para llevar una vida normal”, aún en cautiverio, destacó Alex.

El circo

•La compañía Ringling Brothers and Barnum & Bailey emprenderá su marcha a México una semana antes de iniciar su temporada en nuestro país, para presentar el espectáculo Fully Charged, el 23 de mayo.

•Será a través de un tren, que desembarcará en las inmediaciones de La Arena Ciudad de México, donde lleguen los artistas del circo a nuestro país; a excepción de los tigres y su domador, Taba, ya que ellos se trasladan en tráilers.

•El espectáculo más grande del mundo regresa a nuestro país después de 12 años, con sus tres pistas cargadas de la diversión, sorpresa y emoción que ofrecen sus más de 300 artistas.

•Convivir con las estrellas del circo es uno de los atractivos que ofrece el show, ya que una hora antes de iniciar la función, el público puede saltar a la pista para interactuar con los malabaristas, payasos y animales o bien para portar el vestuario que usa la compañía en cada función.

•La temporada que realizará el circo en México del espectáculo Fully Charged tandrá una preventa de boletos a tarjetahabientes de Banco Azteca, que estará abierta hasta este domingo 26; pues a partir del lunes 27 las localidades estarán a la venta en el sistema http://www.superboletos.com, al teléfono 15 15 41 00 o en tiendas Soriana. Farmacias del Ahorro, Mr. Tenis e Innova Sport o bien en las taquillas de la Arena.

El ciudado

•El cuidado de los elefantes

•Los paquidemos tienen un cuidado especial; pues en cada plaza se acondiciona un área donde pueden trasladarse y tomar sus alimentos.

•Una de las tareas de Vargas es el baño diario a los animales, quienes cuentan con un veterinario que regularmente checa su estado de salud y viaja a todas las plazas.